Confederación Sindical de Comisiones Obreras

Confederación Sindical de Comisiones Obreras
Elecciones Sindicales

11 de junio de 2015, 9:47

CCOO sigue rechazando la división de la Fábrica de la Moneda

"La decisión de dividir la empresa, tomada por el Gobierno, perjudica de forma sensible a la FNMT, a sus capacidades, imagen institucional y presencia en el mercado mundial de documentos de seguridad y billetes".

El 11 de junio finaliza el periodo de consultas que la dirección de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) ha fijado, establecido en el artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores, para concluir el proceso laboral de segregación de la actividad de impresión y producción de billetes euro.
 
El proceso de consultas dispuesto para la segregación del Departamento de Valores de la FNMT —que se desgaja del ente público al transferir el Gobierno el proceso de fabricación de billetes euro a una nueva sociedad mercantil estatal que será propiedad del Banco de España—, es calificado por FSC-CCOO como “profundamente insatisfactorio para los intereses laborales y profesionales del personal de la FNMT”.
 
Desde hace más de 20 meses, las trabajadoras y trabajadores de la FNMT se vienen movilizando en defensa de sus trabajos, por el mantenimiento del conjunto de la actividad de la sociedad, para que el Gobierno y el Banco de España asumiesen la necesidad de buscar alternativas acordadas con los sindicatos en el proceso que, bajo la tutela del Banco Central Europeo y los intereses de los grandes fabricantes privados de billetes europeos, introduce cambios en el proceso tradicional de abastecimiento de billetes euros. Para CCOO, la decisión del Gobierno perjudica de forma sensible a la FNMT, a sus capacidades, imagen institucional y presencia en el mercado mundial de documentos de seguridad y billetes.
 
El Gobierno ha insinuado estar dispuesto a dialogar y escuchar las propuestas de las representaciones sindicales sobre el proceso de segregación, incluso con declaraciones y notas de prensa del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, que han sido usadas en momentos álgidos de la conflictividad laboral para desorientar a la opinión pública, desviando la atención de la raíz de los problemas: las dificultades artificiosas que se han impuesto a la FNMT y la mala gestión del proceso de segregación, que es rechazado por el personal y los sindicatos de la Fábrica de la Moneda española.
 
La inminente toma de acuerdo por el Consejo de Ministros para autorizar la constitución de una nueva sociedad mercantil para fabricar e imprimir billetes euro en España, está siendo alardeada públicamente sin que se hayan dado pasos reales y efectivos por el Gobierno y el Banco de España para cerrar un acuerdo laboral satisfactorio con las representaciones sindicales de la FNMT. Este acuerdo pasaría por garantizar la actividad de las dos empresas resultantes del fraccionamiento de la actual FNMT, estabilizar sus cometidos y funciones, y dotar de continuidad empresarial a ambos proyectos, desde el respeto a los compromisos verbales que ha asumido la Subsecretaría de Hacienda en boca de su titular, Pilar Platero, con las representaciones del personal de la Fábrica de la Moneda.
 
Para CCOO, un proceso de división de una empresa pública como la FNMT debe ser abordado desde la lealtad institucional y el equilibrio, el rigor profesional y la mayor de las transparencias. Estas cuestiones, a juicio del sindicato, no se están cumpliendo al estar sujeto el proceso a desencuentros inexplicables, conflictos de intereses entre diferentes estamentos gerenciales de la empresa y obstáculos artificiales que dilatan una negociación clara, que de forma atropellada han diseñado los responsables de la segregación para limitar la capacidad de intervención de los sindicatos y su capacidad para representar de forma coherente al conjunto de las trabajadoras y trabajadores de la Fábrica.
 
FSC-CCOO sigue exigiendo la plasmación por escrito de acuerdos reales y claros, que cumplan con los criterios de garantizar el empleo de las personas que actualmente desempeñan sus trabajos en la FNMT, el futuro de la actividad industrial y productiva con voluntad de permanencia y continuidad, y los derechos laborales existentes en el actual marco societario.
 
“El Gobierno tiene la última palabra para que, en el proceso de partición de la FNMT, se garanticen  los empleos, la actividad y el futuro de las actividades que se escinden por su voluntad. Para ello es imprescindible que a través de los responsables de la Fábrica de la Moneda, y con la participación activa y dialogante de la Subsecretaría de Hacienda, se alcance un acuerdo laboral con las representaciones sindicales que despeje incertidumbres y haga posible la restitución del necesario clima de normalidad laboral que posibilite seguir con las tareas productivas que la sociedad española tienen encomendadas a la FNMT y a la nueva empresa de fabricación de billetes euro que se forme”, concluye CCOO.
 

CCOO sigue rechazando la división de la Fábrica de la Moneda

11 de junio de 2015, 9:47